Arquivo do blogue

quarta-feira, 8 de janeiro de 2014

Yo doy mi vida por las ovejas. TU MISMO ERES NAVIDAD. "Oyó palabras inefables que el hombre no puede decir". "QUEDAOS AQUÍ". Hemos creído en el Silencio. LA TINIEBLA NO ES OSCURA PARA TI.

Yo doy mi vida por las ovejas".
Hay que estar muy familiarizado con una voz para reconocerla.
Jesús nos invita a familiarizarnos con la suya. Esto lleva tiempo.
Claro que es una voz muy distinta, está muy íntima a nosotros; por eso no grita, es casi un susurro, porque cuanto más cerca se está menos se tiene que vocear.
Cuando se besa o se abraza hasta sobran las palabras, porque sólo hay presencia.
"Yo doy mi vida por las ovejas".
Dar la vida es dar la presencia.
Lo propio de Dios es dar.
Jesús nos invita a que el dar sea también la dinámica de nuestra vida, nuestro ritmo vital.
TU MISMO ERES NAVIDAD
"A cuantos le recibieron les dio poder
de venir a ser hijos de Dios"
(Jn 1,12)

  • Si eres nómada, viajero de geografías y culturas, y permites que sus vientos rocen e impregnen tu piel y llegue hasta la médula de tus huesos.
  • Si tu patria y tu casa es el camino y vives sin domiciliarte, pues así entras en relación con todas las estaciones de la vida.
  • Si te sabes buscado y sientes que una presencia brota de tu fondo, inefable, inmaculada.
  • Si de ti nace una fuente, como un río donde todos pueden beber y volverse como tú viajeros y nómadas.
  • Si crees que en el más extraño de los rostros alguien aguarda calladamente desvelarse, como un amanecer.
  • Si en los éxodos cotidianos sabes que Él está ahí, que tú estás ahí, en las horas de calma y en el estruendo de la agitación.
  • Si nada te retiene y no eres de nadie prisionero.
  • Si redimes la Navidad perseguida y encarcelada y amas el llanto de su alumbramiento.
  • Si descubres que todos los latidos, el del mar, el de las estrellas, el del fuego, el de la tierra entera, es tu latido, un único latido.
  • Si olvidas tu edad, tu rostro y te dejas absorber hacia adentro.
  • Si en lugar de inventariar diferencias te das cuenta que a la luz de tu mirada se van borrando las separaciones y todo regresa a su unidad original.
Fr. Moratiel






"Oyó palabras inefables que el hombre no puede decir"
2 Cor 12,4

El silencio no cabe en un anuncio de televisión, no es un asunto publicitario. No hay imágenes ni color que lo diga. Quizá una melodía lo sugiera. Pero no lo podrá decir ni cantar. Otra cosa sería un pseudosilencio.
Si algo se puede decir del silencio sin deformarlo, sin traicionarlo, es sencillamente que está más allá de la palabra, de la idea, de una imagen, más allá de un proyecto o de una norma. Está más allá de lo periférico, más allá del ego. Más allá del desierto, incluso.
El silencio es un territorio íntimo, un territorio sin tornas, sin mojones. El silencio es siempre lo desconocido, lo inmaculado, lo de dentro, lo que no conoce imitaciones.
El alma del silencio puede sentir la tentación casi de enmudecer. Cuanto menos se sabe del silencio más se habla de él. Si un día uno se aproxima, aunque no se sumerja en él, se despertará el anhelo de volverse también silencio. Y es que ninguna palabra, ningún ademán lo expresa. Nada es adecuado y justo para nombrarlo. Santo Tomás de Aquino después de una experiencia honda del mundo divino guardó intenso silencio. Este silencio suyo quizás su mejor canto a Dios, la más armoniosa suma teológica. Nos regaló su silencio asegurándonos que lo que había escrito no era más que paja. Puede, quién sabe, sea una equivocación quedarse con la paja y olvidarse del silencio.
Pero antes del silencio, de ese recinto y pasaje íntimo y virgen, están los temores, los sobresaltos, los azoramientos, lo más turbio de nuestra existencia. Quedarse ahí, en ese brillo de la superficie es traicionar y extraviarse del paraíso del silencio.
El silencio no es espectáculo de recuerdos, fantasías, añoranzas, nostalgias, trepidaciones. De ser así, ese silencio sería un sucedáneo y ficción de lo autóctono, del inocente y puro corazón.
El exterior, la mente, la sensibilidad es a veces un caos, una confusión, un desorden, una agitación. Algo trivial. No pasa de ser una exhibición del pasado y de los sueños.
El silencio no se imita, no se copia. Es algo singular. Es lo más íntimo, tu zona secreta, tu zona oculta, tu cripta, tu sima misteriosa.
Es el silencio el único que queda como terreno limpio, espacio privado. Nadie podrá robarte ese interior. Nadie lo va a adulterar, nadie lo infeccionará. Es tu centro incontaminado, es tu corazón virgen, es tu autonomía, es la autoridad consumada y colmada de todo lo que eres, donde todo se subordina al puro silencio. El ruido es insolidaridad y perversión. El silencio es unidad y reconciliación de todo lo que eres. El silencio eres tú, preferentemente tú, virginalmente tú, únicamente tú. Donde Dios lo es todo, donde Él colma ese vacío, donde la Palabra cobra vida y resonancia. Donde la nada se vuelve canción del que es todo es todas las cosas.


"QUEDAOS AQUÍ"
Mt 26,38
Lo importante es que ahora estés aquí; la vida no está en el mañana, la vida está aquí; el amor tampoco está en el ayer o en el mañana; el amor es saber permanecer aquí.
No te vayas de aquí, no te vayas de la vida, no huyas del amor.
Cuando suena la sirena del barco no es hora de hacer programas, no es la hora de realizar un proyecto, sólo es la hora de embarcar. Vivir es estar aquí.
Amar es permanecer aquí.
Orar es permanecer aquí.
Sencillamente estate aquí.




Hemos creído en el Silencio.
Creo que “Otro” me espera dentro, ha hecho de mí su morada.
Creo que soy más por lo que traigo al nacer que por lo que adquiero o logro en esta existencia.
Creo que el ocaso del “ego”, su eclipse, es promesa y anuncio de otra Luz y de otra Sabiduría.
Creo que la insatisfacción, la “sed de Dios, del Dios vivo” es la mejor “herencia que me ha tocado”.
Creo que el contacto con el “amor derramado” en mi corazón, me devuelve la conciencia de lo “único necesario”.
Hemos creído en el Silencio.
Creo que “el Señor es mi Pastor y nada me falta”: Él se hace cargo de mí y no carezco de nada.
Creo que hay oración silenciosa, encuentro, si el “ego” se acalla.
Creo que Dios no puede ser confinado, que no hay anchura dilatada que lo acoja.
Creo que nuestras palabras lo aprisionan, lo limitan.
Creo que sólo cabe en el humilde silencio, como el sol cabe en la gota del rocío a la hora del alba.
Creo que su Presencia me “abraza y no me suelta” y no hay modo de escapar ni “subiendo a los cielos ni bajando a lo profundo de la tierra”.
Creo que Él siempre es don, y no es deudor ni producto de mi ceremonia, ni de mi súplica, ni de mi esfuerzo.
Creo que la oración silenciosa es un cántico, un himno: “Él es mi todo” y “ningún bien tengo sin Él”.
Hemos creído en el Silencio.
Creo que no se vive por real decreto ni por imposición.
Creo que en el silencio, el “ego” se diluye, entra en coma profundo; sólo entonces “mi corazón se llena de alegría”.
Creo que la oración, el “silencio abismal” es práctica, es acción, es una larga y paciente espera, un camino que no tiene fin.
Creo que la oración silenciosa es tarea singular, expresión de libertad: me “levantaré y volveré a mi padre”.
Creo que en la oración “estoy sereno y tranquilo, como un niño en brazos de su madre”.


LA TINIEBLA NO ES OSCURA PARA TI

En la vida hay horas de luz y horas de oscuridad, horas de felicidad y horas de cierta tristeza, horas de gran apertura y horas de cerrazón. Buscad en el silencio una inmensa apertura. Que todo en nuestra existencia esté atento, abierto y acogedor.
El hermetismo nos cierra a todo lo bueno, nos pone de espaldas a la vida. En el silencio no estamos de espaldas sino acogientes. Toda nuestra existencia se vuelve porosa, casi hasta el cuerpo.
No hay encuentro sin apertura. En realidad no hay oración sin silencio. Así, las horas de silencio se convierten en horas de oración.

Sem comentários:

Enviar um comentário