Arquivo do blogue

sábado, 30 de agosto de 2014

María - Señora de todas las Almas: Yo soy la Jardinera Celestial. Yo quiero contraer una santa alianza con cada alma

 
María: “Yo soy la poderosa Señora de todas las Almaspero sólo una pequeñisima parte de las almas me reconoce como Señora. Fuera de Dios han sido sometidos a Mí todos los seres, todas las cosas, todas las almas, en el cielo, en la tierra y bajo la tierra. En el cielo voy a ser saludada y alabada temblando de respeto y se me servirá con tembloroso respeto. Fuera de Dios yace a Mis pies la completa e inmensa corte celestial. En el infierno he de ser maldecida y odiada. En la tierra he de ser malentendida, despreciada y desatendida. Muchos me aman, pero son pocos los que yacen a Mis pies”. (María se refiere aquí claramente a los totalmente consagrados a Ella).


La total consagración a María significa, darnos nosotros mismos, para que Ella nos guíe hacia la bienaventuranza y por la ofrenda de nuestra propia vida pueda llevar gracias a las almas. Ella puede hacer esto porque ha recibido de Dios el poder total para transformar los sacrificios y pruebas que son consagrados a Ella, en manantiales de salvación  y de liberación para la humanidad: María ha sido revestida con el nuevo poder creador de Dios Mismo. 

La total consagración a María significa: darnos a nosotros mismos y cada detallede nuestra vida totalmente y sin ningún límite, como en una continua e ininterrumpida ofrenda en sacrificio. Ella posee el poder de utilizar todo nuestro ser, y cada acontecimiento de nuestra vida al servicio del plan de Dios. De cada sufrimiento que sea ofrecido expresamente  a Ella, hace una fuerza celestial,  mediante un misterio divino, fuerza que puede proporcionar  salvación y bendición a la creación. Por esta causa pueden llegar más bendiciones al mundo (y a nuestra propia vida) en la medida en que más almas se consagren totalmente a María y que su consagración la pongan estrictamente en práctica en la vida cotidiana.Ella es la llave de la puerta hacia el nuevo mundo: el mundo del Reino de Dios en la tierra.


María - Señora de todas las Almas: Yo soy la Jardinera Celestial. Yo quiero contraer una santa alianza con cada alma


“Cada alma es una rosa de la mano de Dios. Yo soy la Jardinera Celestial. Yo quiero contraer una santa alianza con cada alma, una alianza que consiste en que el alma se consagre a Mí TOTALMENTE: corazón, espíritu, cuerpo y voluntad, para consumar la obra de Dios, y que Yo Me entregue TOTALMENTE al alma para que el alma pueda desplegarse completamente, y que florezca para la eterna primaveradel establecimiento del Reino de Dios en la tierra.”
(María - Señora de todas las Almas,
20 de mayo de 2008)

TOTUS TUUS, MARIA!

Queridos hermanos y hermanas en Jesús y en María,


Les damos la más cordial bienvenida a la página web del Apostolado Maria Domina Animarum y les agradecemos que hayan seguido la voz de la Reina del Cielo que quiere llevar a cada alma a Sus obras.

Como la Señora de todas las almas María Se entrega a las almas como la Promesa de una nueva y eterna Primavera que quiere hacer florecer en cada alma a través de la Ciencia de la Vida Divina, como la cumbre de la glorificación de Dios.

A través de Su portavoz Myriam, la Señora de todas las almas anuncia claramente que Dios Le ha designado para consumar la Obra de Redención de Jesucristo en las almas individuales en estos Últimos Tiempos. Sin embargo, esto requiere que el alma se entregue incondicionalmente a María y que participe voluntariamente en esta transformación (es decir, la consumación de la redención) para la cual la Señora de todas las almas está designada para realizarla en ella. La misión de la Señora de todas las almas consiste en conseguir la verdadera santificación para el alma a través de un renacimiento de Ella lo que puede reconducir el alma al estado de gracia que la humanidad poseyó antes del pecado original.

La Reine des Cieux explique, en des termes sur lesquels il ne saurait subsister aucun doute, que Dieu L’a appelée à accomplir, en ces temps qui sont les derniers, les Œuvres rédemptrices de Jésus-Christ dans l’âme individuelle.

“Toute âme est une rose, née de la main de Dieu. Je suis la Jardinière Céleste. Je veux conclure avec chaque âme une alliance sainte, qui consiste en ceci que l’âme se donne totalement à moi: cœur, esprit, corps et volonté, pour accomplir les œuvres de Dieu, et que Je Me donne totalement à l’âme, afin que la rose puisse s’épanouir complètement et fleurir un jour pour l’éternel printemps de la fondation du Royaume de Dieu sur la terre.”
(Marie – Maîtresse de toutes les âmes,
20 mai  2008)




TOTUS TUUS MARIA!
Chers Soeurs et Frères en Jésus et Marie,
Nous nous réjouissons de tout coeur de vous accueillir sur le site web de l’Apostolat Maria Domina Animarum, et vous remercions d’avoir obéi à la voix de la Reine du Ciel, qui veut conduire chaque âme à Ses oeuvres.
En tant que Maîtresse de toutes les âmes, Elle se donne aux âmes comme la promesse d’un printemps nouveau et impérissable, qu’ Elle veut faire fleurir en chaque âme par la Science de la Vie Divine: et ce sera le sommet de la glorification de Dieu.
Par la voix de Son instrument Myriam, la Reine des Cieux explique, en des termes sur lesquels il ne saurait subsister aucun doute, que Dieu L’a appelée à accomplir, en ces temps qui sont les derniers, les Œuvres rédemptrices de Jésus-Christ dans l’âme individuelle. Ceci suppose toutefois que l’âme se donne à Elle inconditionnellement et participe librement à cette recréation (à savoir l’accomplissement de la Rédemption) à laquelle la Maîtresse de toutes les âmes est appelée par Dieu. La mission de la Maîtresse de toutes les âmes est d’obtenir à l’âme la véritable sanctification par une renaissance à partir d’Elle-même, laquelle peut  ramener l’âme humaine au merveilleux état de grâce dans lequel elle se trouvait avant le péché originel.

Sem comentários:

Enviar um comentário