Arquivo do blogue

sábado, 2 de outubro de 2010

La Gran Promesa del Corazón Inmaculado de María A todos aquellos que durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen cinco decenas del Rosario y me hagan quince minutos de compañía meditando sobre los quince misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación.

TEN COMPASIÓN DEL CORAZÓN DE TU SANTÍSIMA MADRE


El 10 de diciembre de 1925, la Santísima Virgen se apareció a Sor Lucía de Fátima en su celda, cuando esta había ingresado en la orden de las Religiosas Doroteas y vivía en la ciudad española de Pontevedra, y a su lado, suspenso en una nube luminosa, estaba el Niño Jesús. La Santísima Virgen puso su mano en el hombro de Lucía y, mientras lo hacía, le mostró un Corazón rodeado de espinas que ella tenía en la otra mano. Al mismo tiempo, el Niño Jesús le dijo:
"Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre, que está cubierto de espinas, que los hombres ingratos a cada momento le clavan, sin haber quien haga un acto de reparación para quitárselas".

PRIMER SÁBADO DE MES


La Gran Promesa del Corazón Inmaculado de María

A todos aquellos que durante cinco meses, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen cinco decenas del Rosario y me hagan quince minutos de compañía meditando sobre los quince misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación.

Sem comentários:

Enviar um comentário